El acné es uno de los problemas dermatológicos más comunes, el cual genera una angustia en la persona que lo padece,  por lo  traumático que puede ser verse al espejo con la cara llena de espinillas, granos o incluso quistes.

El acné en la mayoría de los casos aparece en la adolescencia o en los jóvenes, pero es un mal que puede sufrir  cualquier persona y que debe ser tratado inmediatamente por un dermatólogo, porque si no se hace pueden quedar cicatrices que nunca desaparecerán de la cara, el pecho o incluso la espalda.

Existen varios medicamentos o tratamientos  dermatológicos para combatir el acné, estos son algunos:

Antibióticos orales: estos sirven para tratar el acné moderado, severo o persistente.

Entre los antibióticos más comunes se manejan la eritromicina, tetracilina, minociclina y doxicilina.

Hay otro medicamento muy fuerte contra el acné como la isotretinoína,  que es considerado el mejor tratamiento para combatir acné severo,  el cual reduce las glándulas sebáceas, reduciendo la cantidad de aceite encontrado en la piel.

Sin embargo, debido a que es un medicamento muy fuerte,  es necesario que tenga una supervisión más estricta de un dermatólogo, porque tiene efectos secundarios en mujeres embarazadas,  generando defectos en el feto.

 Otros tratamientos:

  • Cremas
  • Lociones
  • Geles
  • Peelings con ácidos